Novedades

Trabajando por una ecología integral: el emprendimiento de Fernando y Valdir

 

Fernando se especializa en química desde la secundaria y es un estudiante de agronomía, nacido en Buenos Aires que se radicó en Misiones. Su vida dio un giro rotundo al enterarse del trasfondo de los agroquímicos, y así es como conoció a Valdir, un emprendedor agroecológico. Precisamente en Santa Cruz del Monte, Misiones, se lleva a cabo este emprendimiento de agricultura libre de químicos. Allí, plantan y cultivan semillas, cereales y varios alimentos.

“Yo siempre organicé cursos internacionales de agricultura orgánica con profesionales del tema e implementé lo aprendido en el territorio una vez que los facilitadores del curso se iban. Nos quedábamos haciendo el acompañamiento a los participantes de la actividad. Esto lo hicimos en varios lugares y después íbamos con la lista de quienes habían participado al resto de la provincia, para buscar quiénes eran los referentes que sabían realmente plantar sin veneno y, de alguna manera, nosotros complementar con lo que podamos. Así es como conocí a Valdir, le decían ‘el loco que platantaba sin veneno’ y era la persona que realmente sabía manejar las plantas de la región”, contó Fernando sobre sus comienzos en la agroecología.

“De a poquito, nos fuimos introduciendo en la zona y empezó a funcionar el proyecto. Desde el día uno que llegué, Valdir siempre me dijo que su objetivo era ‘crear comunidad’. Si las relaciones humanas, no son fraternas ni estrechas, no tiene sentido ninguna tecnología que nosotros queramos trasmitir, ni ningún mensaje sobre las enfermedades que traen los químicos a la vida de las personas. Entonces junto a él nos complementamos, él tiene toda la experiencia, práctica y el conocimiento del territorio, y de mi parte, puedo aportar los conocimientos en química, agronomía y la tecnificación”, narró.

La región en la que trabajan es muy arrocera, sin embargo, la tarea de quitarle la cascarilla al arroz es difícil y requiere de una maquinaria especial. Gracias a Cáritas, pudieron obtener una máquina para pelar arroz y agilizar el proceso de su trabajo. Esta herramienta no solamente mejoró el emprendimiento de Fernando y Valdir, sino que fue un beneficio colectivo para toda la comunidad.

“Cáritas es una de las pocas instituciones en las que no encontré brechas y realmente funciona su propuesta. Creo que se está creando comunidad como dice Valdir, porque todo lo que se compró con lo donado por Cáritas, generó que se estrechen los lazos de la comunidad, que se empiece a producir comunitario y dar un discurso que, si se puede plantar sin veneno, acompañado por una infraestructura que hace esto posible”, comentó Fernando sobre el vínculo con Cáritas.

Sumate a la campaña #TrabajarParaCrecer para que podamos seguir potenciando emprendimientos como este. Ingresá ACÁ.

 

 

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

Últimas novedades

Residencias Universitarias, para estudiar y crecer acompañados

  Para muchos jóvenes del interior de nuestro país, estudiar una carrera universitaria supone dejar …

Leer más

Legado Solidario: una forma de perpetuar tu solidaridad

CÁRITAS ARGENTINA, junto a AMIA, FUNDACIÓN GOTTAU, FUNDACIÓN SALES, OBRA DON ORIONE, MÉDICOS SIN FRONTERAS …

Leer más

Una oportunidad para crecer: el emprendimiento comunitario del Hogar de Cristo

En el polideportivo San José, en La Matanza, funciona una casa de comidas llamada “El …

Leer más